Jugar con papel

1 Shares
1
0
0

Si tuviéramos que definir en una sola palabra lo que se vivió en esta sesión, la escogida sería catártico.

Llegaron tímidamente a la sala pero no tardaron ni 20 segundos en entrar al juego con intensidad.

El papel, contenido en cajas, cobró vida y lo inundó todo. Se adueñó del espacio del mismo modo que lo hicieron los niños y niñas que lo jugaron. Invitó a ser explorado con todo el cuerpo y no pasó desapercibida su textura ni el sonido tan característico que se produce al moverlo.

Un juego expansivo, lleno de movimiento y acompañado de gritos y risas. No les hizo falta hablar demasiado, sus cuerpos se comunicaron perfectamente. La intensidad inicial, dio paso a otro juego más envolvente, cubriéndose con el papel casi por completo, metiéndose en las cajas grandes a modo de cueva o dejándose caer, buscando la calma, sobre una espesa capa que cubría el suelo por completo.

La luz suave y cálida completó un escenario liberador donde sumergirse literalmente y dejarse llevar por el placer de jugar.

Una propuesta de juego en busca del entusiasmo a partir de un elemento tan cotidiano como es el papel o las cajas de cartón, vistos desde otro lugar. Dejando de ser el elemento rutinario y convirtiéndose en algo diferente, lleno de sorpresa y fantasía. 

1 Shares
2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras entradas interesantes

Pintar con especias

SENTIR Y VIVENCIAR es el primer paso para conocer el mundo que les rodea. Una propuesta con diferentes…

El juego y el mar

Inmenso y bello, así es el mar con toda esa belleza oculta y silenciosa. Observar a los niños…